Disminuir la cantidad de vehículos, mejorar la infraestructura vial y la calidad del servicio a los usuarios , además de dar mejores condiciones laborales a los conductores, fueron los objetivos principales del proceso liderado por Área Metropolitana del Valle de Aburrá. La autoridad ambiental y de movilidad mostró cifras que evidencian la renovación de los buses en circulación, la disminución en emisiones de partículas de Co2 y una mejora en el servicio, que entre otras cosas, ha beneficiado a personas con movilidad reducida.

Con las intervenciones de las cuencas 1, 2, 4, 5, 7 y 9 el aire del territorio metropolitano dejó de recibir 17.000 toneladas de partículas de Co2 por año, gracias a la salida de funcionamiento de 370 buses en todas las cuencas que hicieron parte de la modernización, que apenas culmina su primera etapa.

“Estamos muy felices de integrar la gestión de nuestros empresarios, que conocen el territorio, con las entidades públicas que gestionan el transporte” expresó Eugenio Prieto, director del Área Metropolitana.

La renovación viene dándose desde el 2014, año en el que la entidad diseñó la intervención de las 9 cuencas que tiene los 10 municipios del valle de Aburrá, tomando como ejemplo lo realizado en las cuencas 3 y 6 en el que gran parte del esfuerzo fue hecho por las entidades públicas.

La subdirectora de Movilidad del Área Metropólitana, Viviana Tobón, se mostró contenta con los resultados que dejaron la renovación, que todavía no ha culminado.

“La decisión la tomamos luego de ver los resultados de la renovación de las cuencas 3 y 6, en las que hubo un gasto público de 40.000 millones. La idea era integrar inversión privada para mejorar la calidad en las rutas”.

Uno de los pilares de esta modernización era la renovación del parque automotor de buses en dichas cuencas que pasaron de 9 a 6 años de vida, algo que según Prieto es único en el país.

Actualmente, el territorio cuenta con 120 rutas integradas que movilizan a diario 410.000 personas que pagan con tarjeta Cívica. “Nosotros queremos a futuro que todo el sistema de transporte público del Valle de Aburrá esté conectado a través del recaudo centralizado de la tarjeta Cívica”, explicó Tobón.

Otro de los planes a futuro que tiene el Área Metropolitana es el apoyo a la construcción e integración del tramo sur del Metroplús que tendrá influencia en Envigado, Itagüí y Sabaneta.

“Queremos invitar a los empresarios del transporte y a las entidades públicas para que nos montemos en el mismo bus y le demos un mejor servicio a los ciudadanos”, concluyó Prieto.

Otra de las novedades que mostró Prieto fue la puesta en funcionamiento del Centro de gestión y control del transporte público colectivo (GTPC), un centro de monitoreo que funciona con los datos suministrados por las empresas del transporte público del territorio metropolitano que le permitirá a las autoridades tener un mejor control del servicio prestado y fortalecer posibles puntos débiles en el sistema.

“La idea es entregar a la ciudadanía una aplicación que le permita en tiempo real mirar cuál es la situación del servicio y a nosotros también nos dará la posibilidad de conocer cómo se mueven los usuarios”, comentó Tobón.

En un futuro se espera que cada bus de los 10 municipios del Área Metropolitana esté integrado a este puesto de control.

Tomado de ElTiempo.com