Un equipo de investigadores sostiene que con la que gastamos en el planeta, incluso en zonas en vías de desarrollo, se deberían garantizar necesidades básicas y algo más.

Un estudio realizado por un grupo de investigadores del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (Austria) sostiene que ya estamos generando energía más que suficiente para que todos los seres humanos del planeta tengan una vida digna.

La crisis climática es intrínsecamente un debate sobre la cantidad de generación de energía que necesitamos para vivir. Las personas que viven en países desarrollados usamos más energía de la que realmente es necesaria para vivir una vida digna, pero en países en vía de desarrollo no está tan claro si hay margen de maniobra para reducir el consumo energético.

Según cálculos de los investigadores del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados, se necesita muy poca energía para proporcionar los fundamentos básicos de salud, nutrición y educación, lo que significa que no hay necesidad de que nadie viva en la pobreza mientras luchamos por equilibrar nuestro nivel global de emisiones de carbono.

“La gente durante mucho tiempo se ha preocupado de que el desarrollo económico y la mitigación del clima no eran compatibles, que el crecimiento necesario para sacar a miles de millones de personas de la pobreza haría imposible reducir las emisiones netas a cero, lo que es un requisito para la estabilización del clima”, señala a Science Alert el analista de sistemas energéticos Narasimha Rao, uno de los autores del estudio.

Tomando una serie de condiciones que permitieran un nivel de vida decente, Rao y su equipo se centraron en tres economías en desarrollo, Brasil, Sudáfrica e India, elegidas por representar una variedad de climas y culturas, cada una con sus propios desafíos en sanidad, climatización y acceso al transporte.

Los investigadores evaluaron lo que podría hacer falta, dados sus recursos energéticos individuales, para que cada nación continuara desarrollándose y descubrieron que las tres economías ya están generando energía más que suficiente para garantizar que cada ciudadano pueda tener un nivel de vida decente.

La investigación, publicada en la revista científica ‘Nature Energy’, afirma que en la India, por ejemplo, la cantidad de energía consumida en 2015 fue de alrededor de 17,5 gigajulios per cápita, cuando solo eran necesarios 7 gigajulios por persona para satisfacer las necesidades básicas, con unos 12 a 15 gigajulios para que todos cumplieran con un nivel de vida decente.

“No esperábamos que las necesidades energéticas de una vida mínimamente decente fueran tan modestas, incluso para países como la India, donde existen grandes diferencias”, sostiene Rao. “También fue una agradable sorpresa que las necesidades humanas más esenciales relacionadas con la salud, la nutrición y la educación, sean tan baratas en términos de energía”.

Según los investigadores, se trata de un análisis importante, porque la cuestión de cómo las naciones en desarrollo deben manejar su producción de energía es complicada. No existe una solución única para cada economía, pero está claro que la mayoría de las naciones pueden hacer pequeños cambios para reducir las emisiones de carbono y satisfacer todas las necesidades básicas de su población.

También aclaran que este informe no trata sobre riqueza individual. “Nuestro estudio sugiere que tenemos que medir el progreso social en términos de estas múltiples dimensiones, no sólo de ingresos, y también debemos prestar atención a la distribución del crecimiento en los países en desarrollo”, concluye Rao.

Tomado de elconfidencial.com