La recuperación ambiental de la zona que fue intervenida en el municipio de San Carlos podría tener un costo de 200 millones de pesos. El yacimiento generaba más de 510 millones de pesos mensuales a los grupos armados que la operaban.

Cerca de 250 unidades de producción minera ilegales han sido destruidas este año por tropas de la Séptima División del Ejército Nacional en los departamentos de Antioquia, Córdoba y Chocó.

Esta cifra da cuenta que ni la emergencia sanitaria originada por el coronavirus ha logrado frenar a la intervención de ecosistemas naturales en el país para la realización de esta práctica. 

El último golpe contra este flagelo lo propinaron soldados del Ejército Nacional, en un trabajo coordinado con la Policía Nacional, en municipio de San Carlos (Antioquia). Los uniformados arribaron hasta la vereda San Inés en donde encontraron una mina ilegal a cielo abierto que impactó negativamente, por lo menos, dos hectáreas de la zona. 

Las autoridades estiman que recuperar ambientalmente el lugar podría tener un costo de 200 millones de pesos, aproximadamente. 

Tomado de SostenibilidadSemana.com