La Estrategia Cluster impulsa prácticas de economía circular en todas sus industrias y es líder en Medellín y Antioquia en la promoción de estos modelos de gestión sostenible.

Por DUGLAS BALBÍN VÁSQUEZ

Informativo de la Cámara de Comercio de Medellín

Desde mayo de 2020, cuando Ecologística cumpla 15 años de existencia, hará una contribución superlativa para la sostenibilidad del Valle de Aburrá: pondrá en operación una planta que procesará desechos hospitalarios y los convertirá en combustible para uso en calderas y hornos cementeros.

Así, la compañía que lideran el abogado Jaime Humberto Arango Valencia y la geóloga Clara Inés Vásquez Londoño, se consolidará como una de las empresas que fundamenta su modelo de negocio bajo el concepto de economía circular, modelo cuyo fin es cerrar el ciclo de los recursos; y es una de las formas de alinearse con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), hoja de ruta que en 2015 adoptaron los países de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, con horizonte en 2030, para reducir la pobreza, proteger el ambiente y propiciar paz y prosperidad.

Será una nueva apuesta de Ecologística, empresa del Cluster Energía Sostenible y que se dedica a la gestión de residuos con la finalidad de hacer la adecuada disposición o de transformarlos para reaprovecharlos. Precisamente, la planta que está montando en el Parque Industrial Croacia, en Bello, norte del Aburrá, también procesará residuos industriales, como madera o colchones, por ejemplo.

Jaime Humberto Arango Valencia, gerente general de Ecologística, destacó entre los beneficios del proyecto, la reducción del volumen de residuos y desechos que llegan al Parque Ambiental La Pradera, lo que le alargará la vida útil; y la reutilización de recursos en forma de combustible contribuirá a reducir gases efecto invernadero, ya que en los hornos cementeros disminuirá el uso del carbón, recurso no renovable cuya extracción genera alto impacto ambiental. Corantioquia ya le concedió la licencia ambiental a Ecologística, mediante resolución que permite “la ejecución del proyecto consistente en almacenamiento, tratamiento, aprovechamiento y recuperación final de residuos y desechos peligrosos…”.

El gerente de Ecologística aclaró que los desechos a transformar no son anatomopatológicos (tejidos orgánicos, fluidos corporales y demás). Sino, guantes, gasas, catéteres, etc. Entre tanto, Clara Inés Vásquez Londoño, gerente de proyectos, explicó que con los desechos el proceso incluirá una “desactivación de alta eficiencia”: someterlos a altas temperaturas y alta presión para matar los microorganismos. Previa verificación, quedarán aptos para convertirlos en combustible.

Hizo notar que Ecologística será la primera empresa colombiana en transformar desechos hospitalarios, tras un proceso de estudio, formulación y pruebas que lleva dos años. Desde junio de 2019 está entregando combustible producido con residuos industriales. Agregó que la compañía ha desarrollado 38 formulaciones en el laboratorio y sigue investigando para encontrar más combinaciones porque quiere entregarles a los clientes productos a la medida. El grado de cuidado con la calidad, implica que antes de despachar, Ecologística estudia el sistema de quemado y de control de emisiones para no entregarle al cliente una formulación que genere contaminación; y también, garantiza que el combustible formulado no incluye sustancias contaminantes, indicó Clara Vásquez.

El proyecto, que demanda inversiones por $15.000 millones en infraestructura y equipos, tiene el respaldo del Estado: crédito Findeter con tasa de interés especial y exención de IVA para los equipos importados.

Con ese apoyo, Ecologística dispondrá de una planta que además de expandir sus operaciones, la dejará alineada directamente con varios ODS: el gerente Jaime Arango enfatiza en cuatro: el 7, energía asequible y no contaminante; el 9, industria, innovación e infraestructura; el objetivo 12, producción y consumo responsables; y el 13, referente a la acción por el clima.

En Latinoamérica, México es el más avanzado en la producción de combustible derivado de residuos (CDR). Y en Europa, Irlanda, que procesa residuos para generar energía y proveer calefacción. “Los residuos tienen un valor, pero los desechos ya no tienen valor y se les devuelve al procesarlos y volverlos combustible”.

Jaime Humberto Arango Valencia, gerente general de Ecologística

Artículo completo aquí