Separando debidamente los desechos generados por elementos para la prevención de la enfermedad, como guantes, tapabocas, caretas, pañitos y/o pañuelos evita que los recicladores tengan contacto con ellos y resulten contagiados.

Estos hábitos van en concordancia con el código de separación de residuos desde el hogar y las empresas y que empezará a regir de manera obligatoria desde el primero de enero de 2021. La norma fue emitida, a través de la resolución 2184 de 2019, por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

El código de colores unificado para la separación de residuos en la fuente, que deberá adoptarse en todo el país, es el siguiente:

– Blanco, para depositar los residuos aprovechables como plástico, vidrio, metales, papel y cartón

– Negro, para residuos no aprovechables como el papel higiénico, servilletas, papeles y cartones contaminados con comida, papeles metalizados, entre otros

– Verde, para depositar residuos orgánicos aprovechables como los restos de comida, desechos agrícolas etc.

Si se hace un ejercicio consciente de separación también se está contribuyendo a evitar la propagación de coronavirus, pues al depositar separadamente los desechos generados para la prevención de la enfermedad, como guantes, tapabocas, caretas, pañitos y/o pañuelos, se evita que los recicladores de oficio tengan contacto con ellos y resulten contagiados.